Laberintos en mis sueños

No les sucedió que despiertan por las noches después de un sueño y dicen “que fue eso?, recordare este sueño por la mañana?”  y al volver a cerrar nuestros ojos con la luna como dueña de estos  y abrirlos con la llegada del mendigante sol, el sueño se sumerge en el olvido.

Bien, pues yo no quise olvidarlo………..

 

Este cuento los escribí a las 5:00am después de despertar de una enfermiza pesadilla. Al terminarlo volví a dormir, y al despertar y leer mis palabras quede atónito ante el mensaje de mis palabras y la magia sombría que envolvió ese sueño.

 

 

 

Camine entre medio de muros de piedra, llenos de enredaderas, arriba de ellos un cielo cubierto de nubes obscuras tan grises y abigarradas de un tono carmín que solo serian posibles en los peores presagios del Apocalipsis. Pero no había viento, ni se oía vestigio de vida, todo parecía muerto, ni el trinar de la aves, ni el sonido de los insectos, tan solo resuena el palpitar de mi amargado corazón y los gritos hambrientos del cuervo, rogando alimentarse de mi conciencia o mi alma.

Se ven árboles sin hojas, tan secos, tan tristes, tan muertos.

Y al seguir caminando por la desolación de la hermosura, yo me sentía triste, y me sentía cómodo. Caminaba por ese laberinto de sueños vividos. Camine y vague, perdiendo mi vista en las nubes, hallaba puertas, pero no me atrevía a entrar en ellas.

Y al girar por un pasaje, del penoso laberinto, vi un árbol muerto y a sus pies, recostada en la verde y fría yerba, se hallaba mi amada con su piel tan blanca como sus largos vestidos. Solo sus venas dejaban salir la sangre color carmín, calmando con estas ultimas gotas , la sed que sucumbe el árbol.

me acerque con pasos lentos, con sentimientos en forma de lagrimas, me arrodille a su lado, la tome en mis brazos y bese sus labios.

Entonces no percibí el tumulto de los cielos, y los gritos de los cuervos callaron, y las latidos de mi corazón agravaron ………y llovió.

Desde entonces no a parado de llover en el laberinto de muros de piedra, enredaderas y cuervos. Y yo aun la cargo en mis brazos y escribo con lagrimas y sangre poemas sobre los muros de piedra y enredaderas……….

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s