Missit me Dominus

Cae la noche, niebla eterna.
Ocúltase ya la luz.
Frío yermo, rompe y hiela.
Lágrimas del corazón.

Sueña la vida que se ve morir.
En trozos de miedo es duro vivir.
Sueños de muerte, desvélate,
Santa condena, auto de fe.

En nombre de la única religión
Dictamos sentencia y te condenamos
A la piadosa purificación
Del fuego y el dolor.

En manos de Dios debes de poner
Tu alma, tu hacienda y todos tus pecados.
Acepta a Cristo y encomiéndate,
Pues pronto darás cuentas a Él.

Quisiera ser el viento
Para poder huir de mí.
Que calle el silencio, enmudezca el terror.
Quisiera no morir.

Me inventaré otra vida,
mis sueños decoraré
y los cubriré de tus besos
Quemad mi alma también!!
¿Reniegas de Satán, de sus obras y sus vicios?
¿De la Necromancia, de la Magia y el Tarot?
Yo soy la virtud de la Iglesia y sus principios.
Si no te arrepientes, tu alma se condenará.

Hoy la Libertad se ha quedado dormida y en silencio.
Hoy la Libertad ha cerrado por defunción.
Hoy la Libertad se ha muerto de pena y melancolía.
Hoy no hay Libertad, hoy Dios  no está aquí ni vendrá.

Quisiera ser olvido
para nunca recordar.
Quisiera ser brisa, y así acariciar
la vida una vez más.

Qué fría es la promesa
de otra vida junto a Dios,
si en esta ni estuvo, ni supo de Él.
La hoguera es su ataúd.

Antes de morir y que el fuego haga su oficio,
¿aceptáis a Cristo, a su iglesia y su poder?,
¿renunciáis al Dios llamado Naturaleza?
Gaia es sólo madre del pecado y del terror.

Hoy la Libertad
se ha quedado dormida y en silencio.
Hoy la Libertad ha cerrado por defunción.
Hoy la Libertad
se ha muerto de pena y melancolía.
Hoy no hay Libertad,
Dios hoy no está aquí ni vendrá.

Hoy la vida llueve penas,
gotas de desesperación.
Mis lágrimas son ríos, venas
desangrándome el corazón.

La memoria de una mujer
son los besos que recibió.
En tus labios yo viviré,
y en tu olvido, yo moriré.

Hoy mis lágrimas se quieren suicidar
acurrucadas, morir en tu piel.
Han nacido secas, tienen sed.
Mi llanto hoy se quiere morir.

Como un beso prometido
a tu alma es mi voz.
Soy lo muerto, y lo vivido,
soy la calma, soy tu Dios.

Cierra los ojos y te llevaré
donde los sueños se hacen canción.
La vida duele, te curaré.
Duérmete y sueña, te acuna mi voz.

Hoy mis lágrimas se quieren suicidar
acurrucadas, morir en tu piel.
Han nacido secas, tienen sed.
Mi llanto hoy se quiere morir.

Si tus lágrimas se quieren suicidar,
guárdalas, pues vas a llorar.
Llorarás océanos de Paz.
Duérmete, ya no hay dolor.

"En nombre de la Libertad,
la fe en uno mismo y la Paz,
quemad las banderas!!
No a la religión!!
Y que tu dios sea canción
compuesta con el corazón.
Y que tu país sea donde te lleven los pies…"

Ahora al fin soy aire, y mi maldición caerá.
Mi voz despertará.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s